Manuel Fernández González comprometido con la educación Mindfulness

ENTREVISTA A MANU PROFE DEL CRA LAS VILLUERCAS EN DELEITOSA

En las aulas se exige mucho a nivel conceptual, a nivel de conocimientos,  pero a nivel actitudinal queda mucho por hacer.

19 de junio de 2017

Hoy, como segunda entrevista para nuestra web queremos presentaros a un profesional de la educación pública de Extremadura. Se llama Manuel, pero le gusta que le llamen Manu así que de ahora en adelante así lo haremos. Le descubrimos por causalidad en una de nuestras visitas al colegio donde trabaja, el CRA Las Villuercas de Deleitosa, y nos sorprendió gratamente el modo que tiene de impartir sus clases utilizando la disciplina del Mindfulness con sus alumnos y alumnas de primaria. ¿Su objetivo? Conseguir que su centro educativo sea un referente en Extremadura en la práctica de esta filosofía de vida y ayudar con esto a otros profesionales de la educación que estén interesados en conocer más como trabajar con Mindfulness, para conseguir mejores resultados en sus aulas.

A continuación os presentamos las respuestas con las que nos cautivado muy gratamente:

– “La Breña de Deleitosa”. Buenos días Manu, ante todo queremos darte las gracias por acceder a hacerte esta entrevista. Tenemos mucha curiosidad en que nos definas ¿qué es el Mindfulness?

– Manu – El significado de la palabra Mindfulness es estar en el momento presente con aquello que sucede, estemos o no alegres, estemos o no tranquilos. En definitiva la “atención plena” a todo aquello que está ocurriendo en el momento presente. El Mindfulness es una filosofía que proviene del Budismo y los pilares del Mindfulness son la aceptación, la ausencia de juicios de aquello que tenemos que quitarnos de encima que no nos gusta, y la observación, sin  meternos en el pensamiento, para evitar el malestar; de este modo podemos sentir como nos encontramos, podemos conocer nuestras sensaciones. Tenemos que sentir nuestro cuerpo, nuestra respiración, nuestras sensaciones… y si nuestro pensamiento es el adecuado vamos por el buen camino.

– “La Breña de Deleitosa”. ¿De qué manera lo aplicas con tus alumnos y alumnas?

– Manu – En el primer momento de llegar al aula hacemos una toma de contacto haciendo respiraciones que nos ayudan a “bajar” los pensamientos con los que los alumnos y alumnas vienen a clase. La forma de trabajarlo en el aula de manera simplificada es utilizando respiraciones que ayudan a tranquilizarse, también trabajamos una frase durante toda la semana que escribo en la pizarra y que tiene gran carga de significado para la vida; aplicamos una práctica que se llama META que significa: desearnos bienestar (que tenga paz, que tenga salud, que sea feliz, que esté libre de sufrimiento, para nosotros y para todo lo que nos rodea como los familiares, otros seres vivos y la humanidad en general). Estas prácticas van calando día a día en ellos, y toman consciencia y va tocando fondo en sus corazones.

Hacemos una parada a las 11 horas de la mañana de manera sistemática, y trabajamos la respiración (cinco respiraciones) para bajarlos de la actividad mental realizada durante toda la mañana. En clase trabajo algún audio de atención al cuerpo (conocer la postura de la espalda, como camino…), les hago ver lo importante que es ver la distancia de seguridad que hay entre ellos y decir “atención plena” le supone un toque de atención que les hace ponerse en alerta, poner atención a las pisadas, trabajar en silencio, todo ello estando atentos a los sentidos.

La técnica del STOP es muy útil: silencio-toma aire- observa-prosigue. La trabajamos cuando salimos a realizar clase de educación física fuera del centro, ya que les calma mucho y les hace estar más atentos.

Realizamos alimentación consciente estando en silencio y dándonos cuenta del sabor: utilizando el olfato, la vista, el gusto y agradeciendo por esos alimentos a todo aquello que ha contribuido a ello (a los padres, al medio ambiente, a aquellas personas que lo han producido). Se trata de observar ese alimento, utilizar el sentido del tacto, apretar el alimento… Del mismo modo el cepillado de los dientes es importante estando en el movimiento, en el cómo lo estoy haciendo, de qué manera lo estoy haciendo…, las sensaciones las noto en mi cuerpo. En la salida para casa hacemos un STOP de unos cinco segundos que les vuelve a llevar al silencio y a la calma.

– “La Breña de Deleitosa”.  ¿Quiénes han sido para ti los referentes que te han impulsado a practicar el Mindfulness?

– Manu – En cualquier tipo de práctica es muy importante tener referentes y tener una continuidad de trabajo con ellos para seguir abriendo nuevos caminos ante esa disciplina que estás conociendo, lo que hace que todo sea más llevadero y más fácil de aplicarlo en tu día a día. A nivel de Extremadura comencé a trabajar el Mindfulness en Cáceres con Jorge y Juan Antonio con los que me inicié, y el curso de profundización lo realicé con Juan Cruz a través de la técnica del MSBR (reducción del estrés basado en el Mindfulness). A nivel internacional en Cáceres hay una monja budista muy conocida que trabaja con esta filosofía y con la que también he tenido toma de contacto. La práctica que yo realizo se basa en la respiración y en el silencio, ya que de ahí emanan todas las palabras.

– “La Breña de Deleitosa”.  ¿Cuáles son realmente los motores del bienestar humano?

– Manu – Lo principal es darnos cuenta de observar esos pensamientos para no atraparlos. Hay muchos aspectos a tener en cuenta en el camino. Podemos hablar  de uno de los caminos: “el óctuple sendero” donde interviene la sabiduría (pensamiento y comprensión correcta hacia los otros y hacia uno mismo), la conducta ética (al hablar, al actuar y llevar un medio de vida correcto: no robar, no matar, no dañar, no mentir, no embriagarse, etc.) y el entrenamiento mental (con esfuerzo y comprensión). Por ejemplo, si alguna persona está teniendo una respuesta no correcta hacia nosotros es porque esa persona tiene sufrimiento por dentro, ha tenido algún problema en su infancia que le ha marcado en su futuro y en definitiva en su personalidad. Esa reacción denota sufrimiento y dolor y con el Mindfulness trabajas mucho desde el amor y la comprensión hacia el otro, para que las preocupaciones que nos generamos no nos afecten y las amortigüemos para no crearnos malestar.

En realidad nuestra presencia aquí y ahora es el verdadero bienestar, es lo único y más importante que tenemos y cuidarlo conscientemente es nuestro trabajo.

– “La Breña de Deleitosa”.  Aunque realmente ya nos lo has respondido en las anteriores preguntas,  pero ¿en qué momento podríamos aplicar la práctica de la atención plena en nuestro día a día?

– Manu – En cada instante de la vida tenemos que aplicarlo, ahora mismo lo estamos practicando, por ejemplo con una respiración calmada, ya que me está llevando al momento presente. El Mindfulness es la filosofía basada en la mente, y por tanto en todo momento debemos trabajar con ella. Tenemos  que responsabilizarnos de nuestros actos porque todo está en nosotros e incluso alcanzar la felicidad.

– “La Breña de Deleitosa”. ¿De qué manera puede mejorar la atención del alumnado con la práctica del Mindfulness?

– Manu – Muy satisfactoriamente mejora el rendimiento de los niños y niñas porque para empezar, el “llevarlos al momento presente” y no estar pensando en lo que hicieron ayer o en lo que vendrá mañana les permite concentrarse enormemente en cualquier tarea en clase. Con el aumento de la atención llega a ellos también la calma y esto les hace encontrarse en alerta ante nuevos estímulos que pueden aparecer, como puede ser la comprensión de nuevos conceptos. Mis alumnos y alumnas han mejorado mucho gracias también a su esfuerzo y confianza por lo que están aprendiendo y tienen buenos resultados. Además han mejorado enormemente las relaciones sociales entre ellos a la hora de resolver un conflicto, por ejemplo, porque se ha hecho un gran trabajo entre todos.

– “La Breña de Deleitosa”. Para acabar, ¿qué cambios deberían producirse en el sistema educativo para incorporar la práctica del Mindfulness en la escuela?

– Manu – Más que cambios en el sistema educativo debería ser una cuestión de incorporar ACTITUDES porque en la actualidad los maestros y maestras “vamos a la carrera” a la hora de impartir las lecciones y esto implica, necesariamente, no detenerse nunca y tener mucha prisa. Debería ser menos importante dar todo el temario, ya que existe mucha exigencia sobre el alumnado en aprender a nivel conceptual, pero no hay una exigencia mayor a nivel actitudinal, que realmente es lo que debería primar. De este modo habría menos problemas de ansiedad, de acoso escolar, etc… Dedicar pequeños tiempos de tres o cuatro minutos en cada clase para practicar respiraciones, momentos de silencio o calma y de observación serían muy positivos para mejorar el rendimiento del que antes hablábamos, y tampoco exigiría de grandes esfuerzos por parte de los docentes a la hora de incorporar estos aspectos a la educación en las aulas.

En el Mindfulness todo está bien y no hay que quitar nada, ni imponer nada. Habría que repetir en otros aspectos que realmente no se están trabajando en las aulas. Los valores sociales como el respeto o la educación son muy importantes a la hora de relacionarte con otras personas. Tener un pensamiento correcto incluso en las aulas, sería un cambio muy importante a incorporar.

– “La Breña de Deleitosa”. Muchas gracias por la atención que nos has prestado Manu y la sinceridad con la que trasmites el Mindfulness. Nos veremos en más ocasiones.

– Manu – Gracias a vosotros por ayudarme a compartir esta técnica. Seguimos en el camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s